viernes, 10 de octubre de 2008



Simplemente, rosa...

De la noche naciste
acunada en los brazos de la vida.
Y al nuevo día diste,
abierta y encendida,
tu perfume de seda estremecida.

1 comentario:

J.Pablo Díaz dijo...

"perfume de seda" me gusta :)