domingo, 27 de noviembre de 2016

El gran jotero.

Mientras tenga cielo y aire
cantará El Pastor de Andorra,
pues no hay nadie en Aragón
que entone como él la jota.


Ha fallecido esta semana, a los ciento un años, José Iranzo, El Pastor de Andorra. En esta sección le dedicamos en 2003 este pequeño homenaje, recogido posteriormente en el libro Rincón de coplas (2007) y que volvemos a publicar en su honor. Desde ahora y allá donde esté, seguirá entonando sus incomparables jotas por toda la eternidad. Nos queda su voz y su recuerdo. Descanse en paz
"José Iranzo, sencillo, noble, encarnación del aragonés del campo, sacrificado y honesto: así es este hombre grande y bueno, José Iranzo, “el Pastor de Andorra”. No se le ha subido a la cabeza el cantar ante reyes, jefes de Estado y públicos de todo el mundo y hacerlo con una voz recia, potente, única, que labra el aire con las más bellas tonadas. Con ochenta y siete años entonó su “Palomica” en el homenaje a Jesús Gracia, poniendo el teatro Principal de pie"
(Heraldo de Aragón 27 noviembre 2016)