viernes, 27 de junio de 2008

Saben convivir bien en nuestras coplas la sensibilidad literaria y la percepción de lo aragonés y ello caracteriza a la mayoría de las jotas que escuchamos. Así ocurre con las compuestas por el escritor y periodista aragonés Luis Royo Villanova (1866-1900) cuyo recuerdo honra una calle en Zaragoza que transcurre desde la Avenida de San José a la de Sancho Lezcano, bordeando el Parque de la Memoria. Fue redactor-jefe de Blanco y Negro desde 1893 publicando innumerables artículos en la difícil época de la agonía del imperio colonial. Popular autor de versos -“Manchas de tinta”- que en su época merecieron fama y aplauso, en sus hermosas cantas supo compaginar delicadamente los aspectos que señalamos al principio. Esta, una de las más conocidas, es buena muestra de ello:

El viento de Zaragoza

tiene malas intenciones;

que se lleva los sombreros,

las capas y los amores.

1 comentario:

Gitana dijo...

Dioses!!!! cuanto me he perdido hermano...