domingo, 22 de febrero de 2009








Ángel Guinda (Zaragoza 1948) es, además de articulista, traductor y ensayista, un poeta muy significativo en el panorama literario español de los últimos cuarenta años. No vamos aquí a relatar su biobibliografía, que puede consultarse con facilidad en internet, sino a destacar su faceta humana de fraternal amigo y buena persona. Es un hombre alegre, dinamizador, amigo de sus amigos y maestro de nuevas generaciones de poetas que le admiran y a los que siempre está dispuesto a ayudar. Reside en Madrid pero visita con frecuencia su Zaragoza natal. En uno de nuestros últimos encuentros le solicité una copla para mi “Rincón” y he aquí el hermoso ejemplo que publicamos como homenaje al poeta y amigo.



Para la luz tengo tiempo,
para las sombras y el aire.
Lo que yo no tengo nunca
es tiempo para olvidarte.



(Publicado en "Heraldo de Aragón" 22.02.09)


1 comentario:

marisa dijo...

¡Preciosa! Y es que este rincón no tiene desperdicio. Besos admirados mi querido amigo.